3 Aprendizajes Que Me Dejó Carlos González Con Su Libro “Mi Niño No Me Come”

La comida es una de las primeras formas de comunicación, expresión de emociones y conexión con mamá. La comida genera un vínculo que permite al niño relacionarse con la vida, experimentar el amor, la protección, la seguridad, el enojo y el llanto.


A través de ella aprende a conectarse con mamá, amarla y reconocerla en sí misma. Es por ello que los momentos de la comida deben ser armónicos, espacios de tranquilidad, conexión y respeto; dejando a un lado situaciones desagradables, luchas de poder, madres y padres desesperados y niños insatisfechos.


Carlos González

En mi búsqueda por brindarles herramientas reales, prácticas y sencillas a los padres y madres que asesoro en las distintas situaciones que se pueden presentar durante la crianza, me topé con el libro: “Mi niño no me come”, consejos para prevenir y resolver el problema.


Escrito por el pediatra Español Carlos González, fundador y presidente de la Asociación Catalana Pro Lactancia Materna, autor de siete libros más que invitan a los padres a criar desde el amor y el sentido común.


Debo confesar que estoy encantada de su visión tan realista y humana, donde estimula a los padres a elegir de forma consciente y amorosa las decisiones que se ajusten más con la dinámica de crianza de cada familia.


Los tres aprendizajes que me dejó este libro son:

1) Jamás obligar a comer a un niño: Cuando se obliga a comer, se genera en el niño un rechazo no sólo al alimento, sino al momento en sí de la comida; se pierde la conexión con los padres y afecta la relación con los mismos, se aprenden hábitos alimenticios futuros inadecuados.


Por otro lado entienden que se come para complacer u obedecer y no por el agrado de comer, le niegas la oportunidad de tomar decisiones y le enseñas que otros sean los que las tomen con respecto a los límites de su cuerpo.

Carlos González plantea que los niños saben exactamente lo que quieren y la cantidad que necesitan tal cual como un adulto, es por ello que ningún método o estrategia por las buenas o por las malas tales como: El avión con la cuchara, ver la tele o canciones para distraerlo y poderle dar la comida, castigos, gritos, sobornos, comparaciones, condicionar el postre o apelar al amor filial, puede ser utilizado para complacer la necesidad que tienen los padres de que los hijos coman.


2) Los estimulantes del apetito son inútiles cuando no funcionan y peligrosos cuando funcionan: En la desesperación porque los peques coman, los padres suelen buscar vías alternas para satisfacer sus deseos de que el niño coma, muchas veces más de lo que debería alimentarse para su edad y tamaño.


Dentro de estas supuestas soluciones encontramos “Los estimulantes del apetito” estos suelen contener dentro de sus componentes vitaminas minerales que pueden tóxicas si se consumen en exceso, colorantes y estimulantes de plantas.


Por otro lado presenta efectos secundarios como: somnolencias, dolor de cabeza y sequedad en la boca, agitaciones y disminución de la hormona de crecimiento. Cabe destacar que el peligro de estos estimulantes es que si funcionan el niño tenderá a comer más de lo que necesita y de lo que le conviene para estar bien.


Estos efectos son pasajeros, desaparecen cuando se dejan de tomar y tienen efecto rebote, coincido con Carlos González en que “no se han de usar Jamás”.


3) No hace falta preparar una comida especial o demasiado elaborada: Se tiene la ilusión de que mientras la comida esté más decorada y con más creatividad en ella, el niño la va a comer y es todo lo contrario, la comida mientras más sencilla, en las porciones que el niño necesite con alimentos que para el sean conocidos y de su agrado va a generar en el más ganas de comerla.


Por eso están importante volver a lo básico a lo simple, sobre todo si los niños son menores de un año.


Lo que hace apetitosa y deliciosa la comida es la conexión que reine al momento de comerla, el respeto que se dé al niño por experimentarla e ingerirla en su tiempo de acuerdo a la edad, la paciencia de mamá y papá en todo momento y las cantidades que necesite.


PsicopeDani, Madrid, 2019

  • Instagram
  • Facebook Social Icon